C. Maria Barrientos, 23, local - 08028 Barcelona

Dolores y Terry, os queremos!

Dolores y Terry, más de un año en la fundación Hope & Help

Un pequeño accidente doméstico te cambia la vida.

Dolores es una mujer de 81 años alegre, juvenil y positiva que vive con su perrito Terry de 9 años.

Dolores y Terry llegan a nuestra fundación hace un año de la mano de dos entidades colaboradoras de nuestro proyecto: la fundación privada Avismón y los Servicios Sociales del Hospitalet

Dolores sufrió un accidente casero al caer de una silla mientras colgaba una cortina. Este pequeño incidente doméstico la deja inmovilizada temporalmente y le impide cuidar de su perro Terry. No lo puede pasear ni le puede dar las atenciones necesarias diarias (limpieza, comer, peluquería, salidas, etc).

Las entidades encargadas de velar por el bienestar de las personas mayores, contactan con nosotros porque mediante nuestra red de voluntariado apoyamos a Dolores y a su compañero de vida peludo, el pequeño Terry.

En este caso, la primera opción fue buscar una casa de acogida temporal por Terry, así estaría cuidado como es debido y Dolores podría disfrutar de un tiempo tranquila y sin responsabilidades, mientras se recuperaba de su lesión para volver a hacer vida con normalidad.

Dolores accedió y gestionamos el trámite de acogida temporal con la voluntaria Claudia, que fue la familia de acogida de Terry durante un mes. Pásate el tiempo de recuperación de Dolores, su peludo volvió contento a su hogar de origen. Durante el tiempo que estuvieron separados, Dolores siempre tuvo contacto con Claudia que le hacía llegar buenas noticias de Terry, como fotos y videos de su peludo jugando. Así Dolores siempre se sintió acompañada, era cómo si Terry estuviera de vacaciones, sabía que estaba muy cuidado y solo este hecho, mejoraba su estado de ánimo y lo ayudaba a recuperarse más rápido y mejor. Sabía que pronto, lo volvería a tener con ella en casa.

La llegada del Covid.

Pero dicen que los problemas, nunca vienen solos, y la llegada del Covid trastorna la vida afectando especialmente la vida y rutina de las personas mayores y en general, de todas las personas que se encuentran en situaciones vulnerables.

La fundación impulsa un protocolo Covid de actuación y a continuación contacta con Dolores, que a causa de la situación de aislamiento que sufren las personas grandes en esta crisis sanitaria, está muy deprimida y triste. Necesita alguien que le haga acompañamiento y apoyo emocional. Por suerte, contamos con personas muy solidarias que colaboran altruistamente con nuestra fundación, y son especialistas en diferentes áreas de humanidades.

Irina se ofrece a ayudar a Dolores y a realizar un seguimiento y control regular para saber como se encuentra, habla con ella a menudo para vigilar que sigue las indicaciones médicas, puesto que con el confinamiento, se han agravado los dolores musculares y articulares y tiene que hacerse revisiones periódicas.

Aunque Dolores es una persona muy alegre, también en aspectos de su vida es reservada y le cuesta en cierto modo, dejarse ayudar, pero finalmente entiende que lo que hacemos es para conseguir que, todo y la complicada situación, mantenga una vida llena y relajada.

Pensad que, durante la pandemia, el miedo se ha apoderado de la mente de muchas personas que en la soledad, se han sentido muy vulnerables y desatendidas. La prohibición de visitas y acompañamiento, ha supuesto el incremento de una soledad no deseada en colectivos, la mayoría olvidados. También las personas que sufren enfermedades mentales, se han encontrado inmersas en un conflicto sanitario que no comprenden y que tiene una influencia negativa en su estado mental y psíquico.

Por suerte, después de un año en que ha disminuido el agravio de la crisis sanitaria, Dolores todavía disfruta de un apoyo continuado por parte de la red de voluntarios de la fundación. Diariamente cuidamos de ella y de su perro Terry acompañándolos en sus rutinas. Paseamos a Terry y tenemos cuidado de su limpieza y alimentación, así como del control veterinario. Aun así, también hacemos visitas a la Dolores en su domicilio y conversamos con ella para que nos explique cómo está. La acompañamos al médico y nos preocupamos por su estado de salud tanto física como mental.

La actuación de Hope & Help.

En todos los casos de actuación de nuestro programa BVA (Bella Vieja Alma), siempre buscamos el bienestar de ambas partes necesitadas, intentando mejorar su vida y minimizando al máximo los posibles trastornos emocionales, evitando separaciones innecesarias entre la persona y su compañero de vida peludo, siempre que sea posible.

Por este motivo, los recursos que ofrece la actividad solidaria de Hope & Help se centran en el bienestar del binomio persona-animal, y en el poder curativo que tiene el vínculo de amor existente entre los dos.

Un caso muy cotidiano.

Desgraciadamente, la situación de Dolores y Terry es un caso muy usual en nuestra sociedad y requiere soluciones inmediatas que contemplen el bienestar de ambas partes. La solución no es separar al animal de su humano y llevarlo a una protectora o perrera, que por cierto, están llenas y no tienen recursos para mantenerlos.

Este “modus operandi” solo agravia dos grandes problemas sociales: separar a las personas de sus animales de compañía creando un estado no deseado de estrés y tristeza, y llenar las jaulas de las perreras de animales de compañía que tenían un hogar y una familia donde recibían y daban amor, afecto y compañía. Esto no lo podemos permitir.

Ninguna persona sola, ningún animal abandonado.

Desde la Fundación Hope & Help hacemos un llamamiento a la cooperación. Pedimos a todas las instituciones públicas y privadas que velen por el bienestar de las personas en situación de vulnerabilidad, que pongan toda su energía y recursos para evitar que el vínculo “persona-animal” se rompa.

Ayudadnos a mejorar la vida de muchas personas y animales en situaciones de vulnerabilidad. Nuestro programa AB de inclusión social para colectivos olvidados, incorpora una figura muy importante: la persona voluntaria inclusiva.

El Voluntariado Inclusivo. Beneficios de ser solidario.

Las personas “voluntarias inclusivas”, mediante la actividad solidaria de acompañamiento y apoyo a personas mayores que sufren soledad no deseada, alimentan su autoestima, realizan un trabajo de crecimiento personal y se benefician del agradecimiento que reciben del animal que pasean y cuidan y de la persona a la que apoyan.

Pero para llevar a cabo nuestro hito, necesitamos la colaboración económica de personas y entidades que quieran poner su grano de arena haciendo una aportación regular o una donación puntual.

? Consulta las formas de colaboración que tenemos a la Fundació Hope & Help y coopera!

Vuestras aportaciones económicas nos permiten poder hacer alianzas con entidades sociales para llevar a cabo nuestros proyectos solidarios ?

https://fundaciohopeandhelp.org/es/colabora/

Open chat